La familia de las orquídeas (Orchidaceae) es la más numerosa en el mundo de las plantas con cerca de 20.000 especies (Dressler 2003). En Costa Rica esto no es la excepción, ya que se conocen entre 1.300 y 1.400 especies de ellas y es la familia de plantas más grande del país.

Las orquídeas son plantas herbáceas de hábitos perennes (raramente anuales), terrestres, epífitas (crecen sobre otras plantas o árboles sin ser parásitas) o litofitas (crecen sobre rocas), ocasionalmente trepadoras, algunas veces saprófitas (que se alimentan de residuos de otros organismos)  y, raramente, mico-heterotróficas (que necesitan de un hongo para hacer la fotosíntesis).

Con respecto a las orquídeas epífitas, se dice que pueden llegar a ser eternas. De hecho, en la naturaleza, su supervivencia está ligada a la vida del árbol que las sostiene. Se conocen plantas recolectadas a mediados del siglo XIX que todavía están creciendo y floreciendo en muchas colecciones.